Loading...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Omega - 3



Introducción

En la actualidad las enfermedades cardiovasculares están tomando mayor importancia, debido a su relación en la prevalencia elevada de la morbi- mortalidad, lo que lleva a un problema de Salud Pública, tanto en Europa, Estados Unidos, así como en América Latina en donde cada año cerca de dos millones de personas pierden la vida por estas enfermedades; este incremento está relacionado con el cambio que se ha generado en los hábitos alimenticios que condicionan la obesidad, lo que conllevan al aumento de enfermedades crónicas como la Hipertensión, Diabetes, Hipercolesterolemia, aumento de los triglicéridos, aumento del colesterol LDL y disminución del colesterol del HDL, todos los mencionados anteriormente se consideran factores de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares.

Objetivo:

Debido al problema de Salud Pública, en la actualidad se han realizado diversas investigaciones sobre el beneficio del consumo de alimentos ricos en ácidos grasos poli insaturados n-3 que puede ser una buena opción para reducir factores de riesgo, por lo tanto en el presente trabajo se habla de las fuentes y beneficios del consumo de dichos ácidos grasos.

Desarrollo:

Existen principalmente tres tipos de  ácidos grasos omega-3 que son:

Alfa -  linolénico (ALA) que sus principales fuentes son los aceites de semillas vegetales, como el aceite de linaza que es considerado como la fuente más rica (57% de los ácidos grasos totales), la semilla de colaza, la soya, el germen de trigo y las nueces contienen un 7% y un 13%, otros autores consideran una fuente rica de ALA a algunas verduras como la espinaca, la lechuga, a pesar de que su contenido graso es bastante bajo; la carne de origen animal en especial la de los rumiantes y los productos lácteos también son fuente rica de éstos.

Ácido eicosapentaenoico sus fuentes principales son el pescado azul, aceites de pescado y la leche materna, en las verdolagas existen trazas.

Ácido docosahexaenoico sus principales fuentes en aceites de pescado azul.

Es importante mencionar que en la actualidad algunas técnicas agrícolas modernas han originado un descenso importante en el contenido de ácidos grasos n-3 en la carne, especialmente en la de cordero y ternera, y esto se debe al uso casi generalizado de concentrados de cereales ricos en ácidos grasos n-6 para alimentar al ganado.

El consumo de ácidos grasos n-3 en la salud han sido muy señalados en diversas investigaciones, y dentro de estos estudios se ha resaltado la importancia que tiene el consumo de dichos ácidos para el desarrollo fetal e infantil, los AGPI n-3 tienen un papel fundamental en el desarrollo del cerebro, el sistema nervioso, la retina y el crecimiento, por lo que los estudios revelan que el incrementarlos en la dieta con un consumo adecuado es esencial.

En este sentido es destacable el hecho de que el contenido de DHA en la leche humana oscile alrededor de 30 mg por cada 100 g. Además de que se ha demostrado que la leche es el vehículo más eficaz para absorber las grasas, ya que la grasa de la leche se encuentra en forma de micelas y la superficie de absorción es elevada, en comparación de otros alimentos.

En cuanto a los adultos, considero importante mencionar, que a pesar que hay pocos estudios donde se valoran los efectos derivados del consumo del AGPI n-3 en la función cerebral de individuos adultos, algunos trabajos científicos han descrito que las cantidades de AGPI n-3 en las membranas de las células de individuos que padecen Alzheimer, depresión o esquizofrenia son muy bajas. Algunos resultados e individuos sanos muestran que una concentración plasmática baja de HDA afecta a los niveles de neurotransmisores serotonina y los niveles bajos de serotonina están relacionados con el comportamiento suicida.

En la actualidad se recomiendan aumentar el consumo de los AGPI n-3 en especial los EPA y DHA, cuya fuente principal es el pescado y la Sociedad Americana del Corazón recomienda  el consumo de pescado de la siguiente manera: Adultos consumir pescado al menos dos veces por semana, pacientes con enfermedades coronarias 1 gr diario de EPA+DHA procedente de pescado o suplementos y para pacientes con triglicéridos altos suplemento 2 a 4 gramos diarios de EPA+DHA.

 Más sin embargo es necesario reconocer que en las sociedades modernas el pescado es muy poco común que se pueda incluir en la dieta, y más si le sumamos que no es de fácil adquisición ya sea por la escases o por el costo.

Por lo tanto una forma eficaz de aumentar la ingesta es la fortificación o la adición de ácidos grasos n-3 a los alimentos de uso cotidiano, y en estas épocas la tecnología moderna hace que eso sea posible.

Algunos ejemplos de los alimentos enriquecidos que se comercializan son el pan y los productos de panadería, margarinas, grasas untables, pastas, salsas, zumos y bebidas no alcohólicas, carnes, productos lácteos y leches. Al adicionar a estos alimentos el AGPI n-3 no se debe de perder de vista la química de éstos, ya que se considera un aspecto muy importante, debido a que estos ácidos grasos son muy susceptibles a la oxidación y reaccionan rápidamente cuando se exponen a condiciones o agentes oxidantes como por ejemplo el oxigeno del aire.

A pesar del gran número de alimentos enriquecidos con ácidos grasos n-3 disponibles en el mercado, los efectos sobre la salud derivados del consumo regular de estos productos supone aún un reto en muchos casos y los estudios llevados a cabo en este sentido continúan siendo muy pocos.

Conclusiones:

El consumo de ácidos grasos n-3 ha tomado mucha importancia debido a todas las propiedades encontradas en los estudios realizados, más sin embargo el que más se ha difundido, ha sido el efecto sobre la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Los estudios han demostrado los efectos ateroprotectores, también es importante mencionar que los AGPI n-3 puede reducir el riesgo de un paro cardiaco por el efecto que ejercen estos ácidos grasos sobre las propiedades eléctricas del miocardio, disminuyendo las arritmias ventriculares y por consiguiente la muerte súbita. Otro de los efectos es que es hipolipemiante, o sea que tiene efecto de disminuir los triglicéridos del plasma, así como aumenta el colesterol HDL y disminuye el colesterol LDL; y, de los estudios realizados sugieren que el consumo en especial de DHA y EPA son los que mejores efectos hipolipemiantes tienen, más sin embargo a la fecha no hay estudios que demuestren un efecto importante sobre el colesterol total.

Por lo tanto podíamos decir que el introducir o aumentar en la dieta el consumos de AGPI n-3 es una buena opción para poder evitar los factores de riesgo de una enfermedad cardiovascular; aunque también se tiene que mencionar que se deben de hacer cambios que sean saludables en los hábitos alimentarios y en los estilos de vida de los individuos, ya que si bien hay una gran variedad de alimentos enriquecidos con estos ácidos grasos, al igual que alimentos funcionales, no debemos de perder de vista que aún hacen falta más investigaciones para lograr que los beneficios se comprueben al 100%.


Dra. Imelda Valle López
Estudiante de Maestría en Nutrición Clínica
Universidad Autónoma de Durango Campus Zacatecas

No hay comentarios:

Publicar un comentario