Loading...

domingo, 7 de agosto de 2011

LA LITERATURA MODERNA, ¿FENÓMENO SOCIAL?


Es inevitable pensar, cuando se habla de la cultura de algún país o región,  dejar de lado algunos factores tan indispensables para esta como lo es la educación o la lectura. Día a día podemos ver conflictos sociales, derivados principalmente de una mala educación o de la falta de esta, por lo que para muchas personas la solución, esta en este factor tan importante para la formación de  una sociedad en sí.
Todo hecho social tiene acciones, comportamientos, conductas e ideales. La sociedad se comporta de determinada manera, según su ideología, y las conductas del sujeto están movidas por las emociones y sentimientos de los mismos.
A diario vemos como nuestra sociedad, se va destruyendo poco a poco, y como parece imposible darle una solución a todas estas tragedias, que muchas veces no podemos explicarnos el porqué de las mismas. Es aquí cuando se llega al mismo punto que mencionamos al principio, de que no se tuvo una educación o una formación adecuada que trae como consecuencia, los conflictos a los que desafortunadamente parecería que tenemos que acostumbrarnos.
Por lo mismo que mencionamos de la problemática, tenemos que darnos cuenta que todos somos parte de la sociedad, y que está en nosotros mismos empezar a dar soluciones. No depende de nadie más,  sino de nosotros mismos o de las personas que nos forman, guiarnos por un camino correcto y darnos una cultura que nos haga ser mejores personas y aportar de manera positiva al ambiente en el que vivimos.
Un factor que para muchos puede carecer de importancia al momento de formar una sociedad, es la lectura. Es muy difícil inculcarle a una persona este hábito, sobre todo si ya es una persona adulta y vive en un país en el que este hábito simplemente no existe.
De aquí surge la temática de este ensayo, de la importancia de hacer de esta práctica un hábito, sobre todo desde la infancia de las personas; ya que el gusto por la lectura, puede hacer que el aprendizaje sea más fácil, que las mismas personas se interesen por saber de diferentes temas y que hagan trabajar su mente echando a volar su imaginación por medio de un buen libro.
Al hablar sobre este tema en especifico (la literatura infantil), no podemos evitar hablar de un fenómeno social, que hizo que la lectura se “pusiera de moda” otra vez, y esto es Harry Potter. Podría parecer un tema absurdo para un ensayo o un artículo, pero seríamos ingenuos o poco realistas si le restamos importancia al impacto social positivo que causaron estos libros.
Es sorprendente como una persona sin la mayor trascendencia, tuvo la imaginación para crear todo un mundo y redactarlo en unos libros, y que su peculiar forma de describir a todo este mundo, generó la atención de millones de personas alrededor del mundo. No por ser una persona que se ubica dentro de estos millones de lectores atraídos por este peculiar mago, es que me atrevo a decir que causo un impacto social, sino debido a que ha habido diferentes estudios que han demostrado que Harry Potter hizo que muchas personas se interesaran por la lectura.
Personalmente creo que su forma tan detallada de redactar todo el ambiente y las situaciones de la historia, hacen que en tu mente se visualice todo este mágico mundo y como mediante un libro, puedes llegar a sentir las diferentes emociones que tienen los personajes, algo  que muy pocos libros pueden llegar a causar, así como también ese gran deseo por continuar leyendo y saber y experimentar esas emociones que se llegan a sentir en los momentos en los que lees estos libros. 
En un artículo, hablaba sobre como pusieron a unos niños a leer estos libros, para poner atención a la reacción que los mismos les provocaban. Terminaron enfrascándose por completo en la lectura y cuando les preguntaron que había sido lo que más les había gustado del libro, la respuesta de algunos fue: ¡es como la tele!, ellos habían descubierto repentinamente que las letras convocaban personajes, sucesos, paisajes y climas, de una forma tan rica y tan simple, sin tener que estar viendo necesariamente imágenes.
Asi pues nos podemos dar cuenta, que si al gustarnos tanto unos libros, porque no habrían de gustarnos otros, y esto es mucho más productivo si desde niños se les crea un hábito que es muy bueno y que les de una satisfacción en vez de tener hábitos incorrectos que como mencionamos al principio, afecten a nuestra sociedad para mal y que por desgracia está pasando en estos momentos.
Cabe destacar que no se le puede dar todo el crédito a una sola persona (en este caso la autora) pues a pesar de que ella creo este maravilloso mundo, hubo muchos otros aspectos que hicieron que estos libros o serie, se diera a conocer al mundo. Con esto nos referimos a todas las acciones que se llevaron a cabo, para que esta serie fuera tomada en cuenta.
Cuando la autora termino el manuscrito del primer libro (1995), lo envió a varias editoriales, de las cuales ocho la rechazaron hasta que Bloomsbury Publishing aceptó publicarlo. En ese momento fue cuando la editorial empezó a crear estrategias para poder lanzar al mercado el primer libro de Harry Potter.
 Uno de los primeros factores que se tomó en cuenta fue la segmentación de mercado, la autora no había pensado en eso, por lo cual se decidió por optar en niños de nueve a once años (al principio). También se decidió que la autora usara un pseudónimo, pues se temía que los niños varones no leyeran el libro si sabían que lo había escrito una mujer, fue desde entonces que empezó a usar J.K. Rowling.
El libro se publicó en julio de 1997, y a la vez se optó también por distribuirlo de manera gratuita en algunas bibliotecas y escuelas con la intención de que se fueran familiarizando con el libro. Así mismo la editorial estadounidense decidió hacerle un cambio al título para que lo asociaran con un tema mágico (Harry Potter y la Piedra del Hechicero).
Las estrategias de mercadotecnia fueron funcionando por lo que los editores de Rowling lograron capitalizar este fenómeno gracias a las rápidas y sucesivas publicaciones de los cuatro primeros libros que no permitieron que decayera el interés de los lectores, aun incluso cuando Rowling se tomó un descanso entre la publicación del cuarto y el quinto libro. La serie también logró seguidores adultos, lo que impulsó dos ediciones de cada libro de Harry Potter, con texto idéntico, pero con una carátula dirigida a los niños y otra a los mayores.
Todas estas estrategias se sumaron a un gran proyecto que surgió, y fue el de llevar esta serie de libros a la pantalla grande. A pesar de que ya existían muchos fans de la serie de libros, la película del primer libro hizo que este fenómeno se acrecentara aun más, pues a partir de que se lanzo esta, muchos se sintieron fascinados por la historia y decidieron así mismo también empezar a leer los libros.
Fue a partir de aquí cuando también muchas personas empezaron a notar lo maravilloso que puede ser leer un libro, pues el lanzamiento de las películas dio pie a que muchos de los lectores de Harry Potter se dieran cuenta de que aunque las películas eran muy buenas, jamás se podían comparar a la sensación que se tiene a cuando se está leyendo el libro y tú mismo recreas todo en tu propia mente, lo cual muchas veces difiere a lo que vemos en las películas.
He aquí cuando le damos un punto extra a la lectura, pues cada persona tiene la oportunidad de ver a su manera la historia, los personajes y todo lo que conlleva el libro y sacar sus propias conclusiones de la misma, buenas y malas, algo que otros medios como el cine, la televisión o el internet no pueden dar, pues lo que se ve, es como simplemente “debe ser” o lo que una sola persona ve. También es lo bueno de tener los libros y las películas, que nos da la opción de lanzar críticas (positivas o negativas) y de ver como difieren nuestras ideas de las de los demás, lo que nos permite ver diferentes puntos de vista e incluso a autocriticarnos.
Así pues a partir del gran éxito que tuvieron estos libros y películas, Harry Potter pasó a convertirse en una marca. Una muy conocida alrededor del mundo, pues aunque no nos guste, todos conocemos a este mago de lentes.
Es increíble, entonces como gracias a una buena serie de libros, de películas, una gran estrategia de marketing y a los medios de comunicación, Harry Potter sea tan exitoso, tanto que a diario podemos ver artículos relacionados al mago, e incluso cuando iba a salir un nuevo libro de la saga o se iba a estrenar una película, se hacían eventos en las librerías o en las salas de cine, que en menos de 24 horas recaudaban cifras de ventas record.
Es tan exitosa esta marca, que la autora de los libros, pasó de ser una persona común y corriente sin la mayor importancia, a una de las personas más ricas del mundo, todo gracias a que escribió unos libros, algo nunca antes visto.
Probablemente el que Harry Potter se haya convertido en una marca y que haya hecho películas y que sean unos libros muy famosos, no haga que nuestra sociedad cambie para bien y deje de haber todos los problemas sociales a los que nos enfrentamos todos los días, pero no podemos negar que causó un impacto social al hacer que muchas personas se interesaran por la lectura, así mismo muchas personas podrán estar en desacuerdo, pero eso ya es una opinión que depende de cada persona, y todo se respeta. El punto en sí, es que tal vez el leer un libro sobre un niño mago no cause un efecto positivo, pero nos da la pauta para poder empezar a crearnos un hábito tan bueno como lo es la lectura, pues como mencionamos al principio de este ensayo, este es un factor relevante en la educación de una persona y la formación de la misma. Así también darnos cuenta como una buena organización y la adecuada implementación de estrategias, puede hacer que algo pequeño se convierta en un gigante, un gigante que ahora le da satisfacciones a muchas personas.
En conclusión puedo decir que el cambio para bien de una sociedad depende de cada uno de nosotros, así como tal vez para mí Harry Potter causó un cambio positivo en mí y me hizo apreciar lo que es una buena lectura e hizo que me diera cuenta  la gran influencia positiva que leer tiene para la cultura, la educación y la formación de las personas (ya sea que lean libros, revistas, artículos, periódicos, etc.), para otro podría ser el aprender a tocar un instrumento musical, o practicar un deporte, el punto en sí es que siempre va a haber razones, que puedan influir en nuestra decisión de ser una persona productiva y que tenga alguna trascendencia en esta vida, o al menos no ser un parásito de la sociedad, ya que desafortunadamente de estos hay muchos así como muchas acciones o hábitos incorrectos que nos llevan a autodestruir el ambiente en el que nos desarrollamos y en el cual por desgracia nos hemos ido acostumbrando a sobrevivir.

Ariadna Lucía Valero García

No hay comentarios:

Publicar un comentario